Normas de Convivencia Escolar

La sana convivencia escolar es un derecho y un deber que tienen todos los miembros de la comunidad educativa, cuyo fundamento principal es la dignidad de las personas y el respeto que éstas se deben. Es un aprendizaje en sí mismo que contribuye a un proceso educativo implementado en un ambiente tolerante y libre de violencia, orientado a que cada uno de sus miembros pueda desarrollar plenamente su personalidad, ejercer sus derechos y cumplir sus deberes correlativos.

 

Todos los integrantes de la comunidad educativa deberán promover y asegurar una sana convivencia escolar y realizar sus actividades bajo las máximas normas de respeto mutuo y  tolerancia. Tendrán derecho a desarrollarse en un ambiente sano y a recibir la formación integral necesaria para construirlo. En caso de que dicho ambiente no se cumpla o se vea afectado, sus integrantes tendrán derecho a denunciar, reclamar, ser oídos y exigir que sus demandas sean atendidas en resguardo de sus derechos. A su vez, están obligados a colaborar en el tratamiento oportuno de situaciones de conflicto o maltrato entre cualquiera de los integrantes de la comunidad educativa y en el esclarecimiento de los hechos denunciados.

 

Por comunidad educativa se entiende aquella agrupación de personas que, inspiradas en un propósito común, integran la institución educacional, incluyendo a alumnos, alumnas, padres, madres y apoderados, profesionales de la educación, asistentes de la educación, equipos docentes directivos y sostenedor educacional.

 

La responsabilidad de controlar el irrestricto cumplimiento de las disposiciones del presente Reglamento recae en el Equipo de Gestión el que para estos efectos  estará integrado al menos por un representante de cada uno de los siguientes estamentos:

Sostenedor,  Dirección; Inspectoría General  profesores; alumnos; padres y apoderados; y Asistentes de la educación. Para optimizar el desarrollo de su gestión   el Consejo designará a un Encargado de Convivencia Escolar, quien tendrá la responsabilidad de confeccionar planes específicos de mejoramiento de la convivencia y servirá de nexo entre el Equipo de Gestión, las Autoridades Internas y los involucrados en hechos que ameriten adoptar medidas de investigación y sanción.

 

Los hechos que se estimen de menor gravedad serán resueltos por el Inspector General,  previo conocimiento del Director del Establecimiento.

Para resolver situaciones que se estimen graves, el Director convocará al Equipo de Gestión el que resolverá de acuerdo a las estrategias que al respecto se encuentren definidas en el presente reglamento

 

 

El Equipo de Gestión 

Tendrá, para estos efectos, las siguientes atribuciones:

 

  • Proponer o adoptar las medidas y programas conducentes al mantenimiento de un clima escolar sano;
  • Diseñar e implementar los planes de prevención de la violencia escolar del establecimiento.
  • Informar y capacitar a todos los integrantes de la comunidad educativa acerca de las consecuencias del maltrato, acoso u hostigamiento escolar y de cualquier tipo de conducta contraria a la sana convivencia escolar;
  • Requerir a la Dirección, a los profesores o a quien corresponda, informes, reportes o antecedentes relativos a la convivencia escolar;
  • Determinar, con alcance general, qué tipo de faltas y sanciones serán de su propia competencia y aquellas que puedan resolverse directamente por los profesores u otras autoridades del establecimiento, así como los procedimientos a seguir en cada caso;
  • Aplicar sanciones en los casos fundamentados y pertinentes.

 

 

Prohibición de conductas contrarias a la sana convivencia escolar.

 

  • Se prohíbe cualquier acción u omisión que atente contra o vulnere la sana convivencia escolar.
  • Se entenderá por maltrato escolar cualquier acción u omisión intencional, ya sea física o psicológica, realizada en forma escrita, verbal o a través de medios tecnológicos o cibernéticos, en contra de cualquier integrante de la comunidad educativa, con independencia del lugar en que se cometa, siempre que pueda:
  • Producir el temor razonable de sufrir un menoscabo considerable en su integridad física o psíquica, su vida privada, su propiedad o en otros derechos fundamentales.
  • Crear un ambiente escolar hostil, intimidatorio, humillante o abusivo.
  • Dificultar o impedir de cualquier manera su desarrollo o desempeño académico, afectivo, moral, intelectual, espiritual o físico.
  • Proferir insultos o garabatos, hacer gestos groseros o amenazantes u ofender reiteradamente    a cualquier miembro de la comunidad educativa.
  • Agredir físicamente, golpear o ejercer violencia en contra de un alumno o de cualquier otro miembro de la comunidad educativa;
  • Agredir verbal o psicológicamente a cualquier miembro de la comunidad educativa;
  • Amedrentar, amenazar, chantajear, intimidar, hostigar, acosar o burlarse de un alumno u otro miembro de la comunidad educativa (por ejemplo: utilizar sobrenombres hirientes, mofarse de características físicas, etc.)
  • Discriminar a un integrante de la comunidad educativa, ya sea por su condición social, situación económica, religión, pensamiento político o filosófico, ascendencia étnica, nombre, nacionalidad, orientación sexual, discapacidad, defectos físicos o cualquier otra circunstancia
  • Amenazar, atacar, injuriar o desprestigiar a un alumno o a cualquier otro integrante de la comunidad educativa a través de chats, blogs, fotologs, mensajes de texto, correos electrónicos, foros, servidores que almacenan  videos o fotografías, sitios webs, teléfonos o cualquier otro medio tecnológico, virtual o electrónico.
  • Exhibir, transmitir o difundir por medios cibernéticos cualquier conducta de maltrato escolar.
  • Realizar acosos o ataques de connotación sexual, aun cuando no sean constitutivos de delito.
  • Portar todo tipo de armas, instrumentos, utensilios u objetos cortantes, punzantes o contundentes, ya sean genuinos o con apariencia de ser reales, aun cuando no se haya hecho uso de ellos
  • Portar, vender, comprar, distribuir o consumir bebidas alcohólicas, drogas o sustancias ilícitas, o encontrarse bajo sus efectos, ya sea al interior del establecimiento educacional o en actividades organizadas, coordinadas, patrocinadas o supervisadas

 

 

Medidas y Sanciones Disciplinarias.

 

  • Se aplicarán  a quien incurra en conductas contrarias a la sana convivencia escolar, y especialmente en los casos de maltrato, en cualquiera de sus formas. Se encuentran categorizadas en el Título III del presente Reglamento.
  • Si el responsable fuere un funcionario del establecimiento, se aplicarán las medidas contempladas en normas internas, así como en la legislación pertinente.
  • Si el responsable fuere el padre, madre o apoderado de un alumno, en casos graves se podrán disponer medidas como la obligación de designar un nuevo apoderado o la prohibición de ingreso al establecimiento.

 

 

Obligación de denuncia de delitos.

 

Todo reclamo por conductas contrarias a la sana convivencia escolar podrá ser presentado en forma verbal o escrita ante cualquier autoridad del establecimiento, la que deberá dar cuenta a la Dirección, dentro de un plazo de 24 horas, a fin de que se de inicio al debido proceso.

El Director, inspectores y profesores deberán denunciar cualquier acción u omisión que revista caracteres de delito y que afecte a un miembro de la comunidad educativa, tales como lesiones, amenazas, robos, hurtos, abusos sexuales, porte o tenencia ilegal de armas, tráfico de sustancias ilícitas u otros. Se deberá denunciar ante Carabineros de Chile, la Policía de Investigaciones, las Fiscalías del Ministerio Público o los tribunales competentes, dentro del plazo de 24 horas desde que se tome conocimiento del hecho.

 

Apelaciones y/o Medidas de reparación.

 

Los afectados con alguna de las medidas disciplinarias indicadas precedentemente (Título III) tendrán derecho a apelar respecto de las mismas, si estima, con hechos fundados que no se ha obrado en derecho o que no han sido considerado algún hecho o circunstancia que explique sus actos. Para tal efecto deberá concurrir personalmente ante el Inspector General para presentar su apelación y solicitar cambios en la resolución que estima lo afecta. Si la situación  lo amerita, se presentará el caso ante el Director del Establecimiento para  su análisis y eventual presentación ante el Equipo de Gestión.

Analizados los hechos se determinará la permanencia, modificación o eliminación de la medida disciplinaria. La nueva resolución deberá explicitar (si así el Consejo lo estima), alguna medida de reparación, que consistirá en disculpas públicas o privadas, restablecimiento de efectos personales, cambio de curso u otras que la autoridad determine.

 

 

MEDIACIÓN

 

El establecimiento implementará instancias de mediación u otros mecanismos de similar naturaleza como alternativa para la solución pacífica y constructiva de los conflictos de convivencia escolar. Este sistema incluirá la intervención de directivos, alumnos, docentes, orientadores, otros miembros de la comunidad educativa y especialistas, cuando el caso lo amerite.

Cualquier situación no incluida en el presente reglamento será resuelta por la comisión existente en el Colegio y si el caso lo amerita, por la autoridad provincial o regional de educación o por las instancias judiciales, si corresponde.

 

 

 

ASPECTOS GENERALES

 

La actualización del presente reglamento será difundido en el seno de la comunidad educativa y presentado al Ministerio de Educación, a través del SIGE (Sistema de Información General de Estudiantes).

 

El Reglamento Interno y de Convivencia Escolar será  actualizado o confirmado en su letra, anualmente o cuando la comunidad escolar o las orientaciones ministeriales lo requieran. Las actualizaciones o modificaciones serán cargadas al SIGE